La magnitud de los problemas que afrontan las sociedades en la actualidad han generado en las empresas de todos los sectores de la economía un renovado sentido de la responsabilidad social. Desde hace casi veinte años, los empresarios han dedicado esfuerzos y recursos corporativos a desarrollar áreas que se dediquen esencialmente al fomento de proyectos de impacto en los sectores menos atendidos, bien sea a través de intervenciones directas en infraestructura, proyectos de educación o culturales.

GENERANDO VALOR SOCIAL Y ECONÓMICO

La inversión de las empresas en el área de responsabilidad social empresarial  repercute en todo el tejido social, ya que no solamente generan dinámicas de integración y mejoria de las comunidades sino que además, por tratarse de inversiones que tienen un alto componente financiero, también contribuyen a la generación de empleos y el aumento del poder adquisitivo de las comunidades en las cuales se desarrollan los proyectos.  En palabras de James Austin, profesor de la escuela de negocios de Harvard: ““la creciente importancia de la dimensión social de la empresa es uno de los cambios recientes de mayor impacto. Se podría pensar en una evolución de las empresas. Las encuestas indican que las poblaciones en todo el mundo esperan que las empresas contribuyan a la solución de problemas sociales. Esta presión y el descubrimiento de que las inversiones en el campo social son rentables, condujeron a una nueva etapa, en la cual lo social y lo económico se integran en la búsqueda de la sostenibilidad”.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CULTURAL

La inversión de recursos en proyectos de emprendimiento cultural es una de las manifestaciones más visibles de la responsabilidad social empresarial. Trae consigo múltiples beneficios para las comunidades y para las empresas que apuestan a ese tipo de proyectos. El primer impacto generado por este tipo de inversión es la conservación y fomento del patrimonio cultural de las comunidades. Al momento en que una empresa entra a fortalecer un proyecto como una escuela de danza por ejemplo, contribuye al fortalecimiento de ésta, de su funcionamiento y de su viabilidad económica, generando recursos para sus gestores y para todos los actores de la cadena de valor asociados, generando dinámicas de consumo en la comunidad y visibilidad de las tradiciones culturales.

GENERANDO VALOR CORPORATIVO

La inversión de los recursos en proyectos culturales también genera un incremento en el Good Will de las empresas en la comunidad, y amplía también potenciales esquemas de modelo de negocios tanto para los patrocinados como para los patrocinadores. No deben tampoco dejarse de lado las oportunidades que nacen como el “product placement” en eventos culturales masivos y los beneficios tributarios que se han dispuesto en la mayoría de los países para quienes patrocinen las actividades culturales.

CÓMO BENEFICIARSE DE LAS INVERSIONES REALIZADAS EN RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL

Como es sabido, la mayoría de los actores del sector cultural en colombia se encuentran en la informalidad, razón por la cual la Asociación Cultural Naranja ha Desarrollado un esquema en el cual los donadores pueden entregar su dinero con la garantía de que será invertido en el proyecto que ha sido seleccionado y que esa donación será retribuida en un importante monto de descuenta sobre lo que la empresa deberá pagar por concepto de impuesto de renta.

Nuestro Estatuto Tributario ha establecido un mecanismo legal que estimula la inversión social a través de deducciónes tributaria, con entidades que, como la nuestra, ayudan a ampliar la cobertura del Estado en el cumplimiento su función social y constitucional. La deducción por donaciones es un instrumento legal, legítimo establecido por la Ley para estimular la cultura y no implica evasión o desconocimiento de las obligaciones con la DIAN, por el contrario, conlleva una alianza estratégica para mejorar la cobertura y los procesos de inversión social del Estado.

La Asociación Cultural Naranja “ASONARANJA” es una entidad sin ánimo de lucro que reúne todos los requisitos exigidos por la Ley, las condiciones administrativas y financieras para recibir donaciones que dan derecho a deducción de impuestos en los términos señalados por el Estatuto Tributario en sus artículos 125 y 126-2.

Al momento de usted realizar un aporte a la Asociación Cultural Naranja “ASONARANJA” éste le permitirá deducir el 125% del valor donado, de la base gravable sobre la cual se liquida el Impuesto de renta y complementarios. Es decir, por cada $1.000 que Usted done, deducirá $1.250. De esta manera la liquidación de su impuesto de renta será por un valor inferior al que viene pagando.

Para realizar su donación, el primer paso es abrir una cuenta para su empresa en nuestra plataforma y diligenciar los campos exigidos. El personal de la Asociación Cultural Naranja “ASONARANJA” verificará la información y se pondrá en contacto con usted para verificar la veracidad de la información y que la persona que abra la cuenta sea una persona autorizada para representar a la empresa frente a la Asociación Cultural Naranja “ASONARANJA” y frente a los potenciales beneficiarios del proyecto.

Una vez se ha establecido la comunicación entre la Asociación Cultural Naranja “ASONARANJA” y la empresa donante, se le enviará información más detallada y se pondrán en contacto las partes interesadas para proceder a ultimar los detalles y el monto de la donación.

Cuales son lo beneficios que acompañan una donación a los proyectos culturales que hacen parte de la plataforma de la Asociación Cultural Naranja “ASONARANJA”.

Una vez ha efectuado la donación, la Asociación Cultural Naranja “ASONARANJA” procederá a expedir un certificado de donación en favor de la empresa donante.

Cultura-Naranja-Infografia5

Publicado en marzo 3, 2014 Por Asonaranja